Año Pardo Sastrón

El “Boticario” inmortalizado 100 años después
Domingo, 26 de Abril de 2009 20:08
Valdealgorfa ha vivido esta semana uno de los acontecimientos más importantes del año dedicado al botánico José Pardo Sastrón en el centenario de su muerte. Coincidiendo con la festividad de San Jorge, el pueblo ha estrenado un nuevo gigante dedicado a este percusor de la etnobotánica, y Valencia ha inaugurado una calle con su nombre.
La localidad bajoaragonesa de Valdealgorfa ha homenajeado esta semana al bótánico José Pardo Sastrón (Torrecilla de Alcañiz, 1822- Valdealgorfa, 1909), dentro del año dedicado a su figura para conmemorar el centenario de su muerte. El pasado Día de San Jorge y dentro de los actos organizados desde la concejalía de cultura, fue presentado en sociedad un gigante dedicado a este ilustre personaje, que a partir de ahora acompañará a los cabezudos en fiestas: “EL BOTICARIO”. El gigante,cuyo molde y estructura fue realizada en la empresa Aragonesa de fiestas, posee una personalidad propia gracias al trabajo de un grupo de mujeres de Valdealgorfa, que han realizado toda la vestimenta que luce, asemejándola a la que utilizó el personaje al que se representa. Los cabezudos, acompañados del grupo de dulzaineros fueron los encargados de acompañar el apadrinamiento de este gigante ante la sociedad valdealgorfana. 

El Boticario - Gigante en honor a Jose Pardo Sastron - Valdealgorfa

El Boticario – Gigante en honor a José Pardo Sastrón – Valdealgorfa

Además, la Universidad de Valencia también ha elegido el Día de San Jorge para inaugurar la calle dedicada a Pardo Sastrón. A los actos acudieron vecinos de Torrecilla y Valdealgorfa, y la inauguración de la calle estuvo presidida por el rector de la Universidad de Valencia, Francisco Tomás Vert, al que acompañó el director del Jardín Botánico, Antoni Aguilella.
De José Pardo Sastrón, como “precursor de la etnobotánica” escribe Francisco Javier Sáenz Guallar, Secretario del Instituto de Estudios Turolenses. Desde su perspectiva, “el trabajo botánico de Pardo es, efectivamente, una obra original, innovadora dentro del panorama científico de la época a pesar de su aparente sencillez y de su localismo, ya que al no limitarse a desgranar el repertorio de especies vegetales del término municipal, sino centrar su atención también, de manera especial, en los usos, aplicaciones e incluso creencias populares de las plantas que cita, le convierte en un pionero de la etnobotánica en Aragón e incluso en nuestro país”.
Para conocer mejor y profundizar en la figura del botánico José Pardo Sastrón, el Grupo de Acción Local, junto con los Ayuntamientos de Torrecilla y de Valdealgorfa, ha puesto en circulación el Libro-guía del Centenario y Catálogo de la Exposición itinerante Natura Vivens sobre la vida y la obra del botánico bajoaragonés. Presentada el pasado 29 de enero en Valdealgorfa, dentro del acto de la apertura oficial del Año de José Pardo Sastrón, la obra recoge textos de Joaquín Lorenzo, Fernando Zorrilla, Ramón Mur, Monserrat Martínez, Vicente Martínez Tejero, José María de Jaime Lorén, Francisco J. Saénz, José Guarc, Nuria Sancho, R.M.-Teresa Thomson.
Este libro anticipa en sus páginas las novedades que los principales expertos en la figura y la obra del botánico aportarán a lo largo del año en el conocimiento de quien fuera el primer presidente de la Sociedad Aragonesa de Ciencias Naturales.
Monserrat Martínez, directora del Instituto de Estudios Turolenses, publica en este libro un trabajo titulado “Lo que Pardo no necesitó”. A su juicio, el boticario y naturalista de Torrecilla y Valdealgorfa “optó por la humildad: en su vida y en sus aspiraciones personales; en sus metas profesionales, de cara a la galería; pero optó por estar cerca del medio natural que le proporcionó, por una parte, los materiales para el estudio de tantas plantas, muchas de ellas de claro provecho medicinal y, por otra, la tranquilidad y soledad necesarias para llevar a cabo el ingente estudio científico que nos dejó”.
El Boticario - Gigante en honor a Jose Pardo Sastron - Valdealgorfa
Vicente Martínez Tejero, adelantado entre los especialistas en José Pardo, escribe sobre “las raíces familiares y farmcéuticas de los hermanos Pardo Sastrón”. De familia de boticarios también, Martínez Tejero, aporta documentos desconocidos como el que se refiere al fallecimiento de la madre de José Pardo Sastrón, el 9 de diciembre de 1881. De la nota necrológica publicada por la revista “La Farmacia Española” es este párrafo: “… Madre de dos farmacéuticos, abuela de otro que también lo es, era viuda de un farmacéutico, de un farmacéutico cuyos ascendientes profesaron de la misma facultad; no es fácil saber hasta dónde llegan por ser tantos, puesto que ciento cuarenta años atrás ya había farmacéuticos en la familia”.
José María de Jaime Lorén, autor de una tesis doctoral sobre los Diarios de Pardo, vuelve sobre la cuestión en el libro del centenario y afirma que “lo que en un principio nació sin un objetivo claro, a medio camino entre libro de contabilidades de la farmacia y diario personal, se fue convirtiendo en un maravilloso fresco que refleja, con precisión notarial, cómo era la profesión de la época, con sus vaivenes y problemas, así como un maravilloso escaparate para ver, de cerca, la forma de vida en los pueblos turolenses de la segunda mitad del siglo XIX”.
José Guarc, sacerdote de Valdealgorfa, analiza un aspecto muy destacado en la vida de Pardo: su acendrada religiosidad. El Guarc entiende que “José Pardo es un científico que utiliza los métodos experimentales de las ciencias en su elaboración de las recetas de farmacia, en su observación, estudio y clasificación de las plantas. Y a la vez, don José es un místico. La naturaleza es para él la transparencia de Dios”.
Sin embargo, el cura Guarc afirma también que “José Pardo Sastrón no es un crédulo. Es llamativa tanto la acogida que muestra a las informaciones que le brinda la sabiduría popular como la ironía con la que recibe las, en ocasiones fatalistas interpretaciones populares de distintos fenómenos atmosféricos que las gentes descifran como un mal augurio: sea la extraña y espesa niebla aparecida un día en La Codoñera, el sorprendente movimiento de las etrellas en la noche del 28 de noviembre de 1895 o la bella aurora boreal en la noche del 25 de octubre de 1870”.
 

También podrás encontrar en este menú información sobre:


Acto Pardo Sastrón

Acto en torno a la figura de Pardo Sastrón Viernes, 16 de Enero de 2009 07:32 El pasado miércoles, la Universidad Cardenal Herrera de Valencia organizó un acto de reconocimiento a la figura de José Pardo Sastrón en el centenario de su muerte. Las inst...

Charla de Eduardo Lolumo

Charla de Eduardo Lolumo Domingo, 22 de Marzo de 2009 08:27 Continuando con los actos de conmemoración del centenario de la muerte de José Pardo Sastrón, el pasado 21 de Marzo Eduardo Lolumo, el hombre del tiempo de la televisión aragonesa, ofreció la c...

Comienza el año Pardo Sastrón

Comienza el Año de Pardo Sastrón Lunes, 05 de Enero de 2009 13:16 El próximo 29 de Enero se inaugurará en Valdealgorfa la Exposición "José Pardo Sastrón : Natura Vivens". Previamente se procederá a la apertura oficial del Año Pardo Sastrón, en un acto...

Inauguración del año

Acto de inauguración del Año Pardo Sastrón Viernes, 30 de Enero de 2009 07:06 Inaugurado el Año Pardo Sastrón Exposicion - Inauguracion del Año Pardo Sastron Exposición - Inauguración del Año Pardo Sastrón El salón de Plenos del Ayuntamiento de Valdeal...

Presentación

Presentación del Año Pardo Sastrón Miércoles, 21 de Enero de 2009 19:12 Esta mañana miércoles 21 de Enero se ha presentado en la sede de la Comarca del Bajo Aragón el Año José Pardo Sastrón. En un acto realizado en el Salón de Plenos comarcal, y rodeados d...



Share This

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar